¿Es bueno tomar la berenjena cruda?

berenjena

¿Es bueno tomar la berenjena cruda?

La berenjena es una hortaliza de la familia de las solanáceas, que procede de la India, cosa que sabemos por los innumerables documentos escritos anteriores al 2000 aC que la ubican en este país y otros limítrofes. La berenjena llegó a Europa en la Edad Media gracias a los comerciantes árabes de la Península Ibérica.

Al principio, los ciudadanos europeos consideraron la berenjena como un fruto tóxico y durante muchos años tuvo mala reputación. Esto era porque se pensaba que era una verdura venenosa y que su consumo provocaba múltiples enfermedades como fiebre, epilepsia e incluso llegaba a provocar la locura -de ahí su primer nombre científico, Solanum insanum-. Por ello, en estos tiempos solo se utilizaba como un adorno decorativo y exótico y no como un alimento.

Lo cierto es que esta creencia no es en vano, ya que la berenjena, si se come cruda, puede ser perjudicial para la salud. Con el paso de los años se ha descubierto que la berenjena contiene una sustancia llamada solanina, que consumida en grandes cantidades es altamente tóxica para el organismo. Esta sustancia puede ocasionar efectos secundarios como diarrea, náuseas y vómitos, dolores abdominales y cólicos, dolor de cabeza, y en casos más graves, alucinaciones y delirios.

Por otro lado, también es cierto que la cantidad de solanina en la berenjena es muy baja, por tanto se requieren grandes dosis, es decir, que esta esté mucho más concentrada y en más cantidad que en esta verdura, para que tenga algún efecto dañino en el cuerpo.

Aún así, los estudios más recientes consideran que en la berenjena cruda hay más cantidad de solanina que en la cocinada, por ello no se recomienda comer berenjena cruda, aunque sí se puede si es en poca cantidad.

Así es que, lo más recomendado es comer la berenjena cocida, hervida, al horno, o frita, dependiendo de tus gustos. Se ha comprobado que con la cocción desaparece o se reduce mucho esta sustancia, eliminando así la posibilidad de una intoxicación aunque se coma mucha cantidad de berenjena. De igual modo, se recomienda evitar esta hortaliza en personas con problemas intestinales y que sufren de migraña por precaución.

No obstante, no hay que tenerle miedo a esta verdura tan buena para nuestra salud -si se prepara de la forma adecuada-. Por ello, hoy os hemos traído varias formas de comerla, además de sus aportes nutricionales a nuestro organismo.

Beneficios de la berenjena para la salud

Consumir berenjena en distintas preparaciones y adecuadamente cocinadas, nos ha revelado con el paso del tiempo sus increíbles propiedades depurativas y quemagrasas, ayudando a eliminar residuos del organismo. A continuación, os contamos todas y cada una de estas propiedades:

  • Es un alimento sumamente bajo en calorías. Por cada 100 gramos contiene unas 20 calorías, por lo tanto es una hortaliza ideal para bajar de peso.
  • Lo altos niveles de potasio y sodio que tiene, la hacen convertirse en un alimento esencial para el sistema cardiovascular y nervioso.
  • Tiene vitamina E, que la hace uno de los vegetales con más propiedades antioxidantes, lo cual ayuda a mantener nuestro sistema inmunológico y la salud del corazón en perfecto estado. También, en su piel contiene antocianina, que se considera que ayuda a prevenir el cáncer y enfermedades cardíacas.
  • Contiene altas cantidades de minerales como el hierro, fósforo y calcio, por lo que es una hortaliza altamente recomendada para personas que sufren de osteoporosis, descalcificación ósea y anemia.
  • Es excelente para eliminar el colesterol por su excelente absorción de grasas, lo cual a su vez, recubre el estómago y los intestinos y favorece la digestión.
  • Contiene muchísimo ácido fólico, necesario en el proceso de gestación en las embarazadas.

Ya que conoces los innumerables beneficios de esta hortaliza -y seguro que se nos han escapado muchos más-, te contamos las formas más comunes y ricas de preparar la berenjena.

Cómo preparar la berenjena

Hay muchas formas de cocinar la berenjena, y todas igual de válidas, la elección depende de los gustos de cada persona, puesto que como ya sabemos con el dicho: “para gustos, los colores”. De este modo, nosotros hemos traído las 3 formas más usuales, y que de seguro alguna de ellas ya habrás probado:

  • Berenjenas asadas. Una vez tengas comprada la berenjena, lávala muy bien y colócala en una bandeja para el horno, puedes hacerla sola o con varios vegetales más. Pínchala con un tenedor y agrégale sal, pimienta y aceite preferiblemente de oliva. Llévala al horno a unos 350 °F y cocínalas por al menos varios minutos o hasta que esté blanda, y ¡tachán! Ya tienes tu plato con berenjenas, muy rico, saludable y saciante -¡perfecto para aquellos que quieren adelgazar!-.
  • Berenjenas salteadas. También, si lo prefieres, puedes hacerla directamente en la sartén. Antes de ello, puedes hervirlas antes. Si este es el caso, corta las berenjenas en cubos y colócalas en agua con sal por media hora. Luego, agrégalas a una olla con agua hirviendo o si tienes vaporera, empléala y cocina por unos 10 minutos. Una vez hayas hecho esto, escúrrelas y vuélcalas directamente en la sartén con aceite de oliva y saltea hasta que estén doradas. Otro forma tan adecuada como la anterior de preparar tus berenjenas, además de poder saltearlas con otros vegetales, como champiñones.
  • Berenjenas fritas. De entre todas las opciones, quizá esta sea la “menos saludable”, puesto que si lo que quieres es perder peso, no es una buena forma de cocinarlas. Esto es porque la berenjena absorbe mucho aceite debido a su estructura airosa. No obstante, puede ser una buena forma de no caer en la rutina a la hora de cocinar, así que si ya tienes tus berenjenas, recurre al mismo procedimiento de cortarlas y remojarlas en agua con sal durante 30 minutos. Después pásalas por harina, huevo y pan molido o si prefieres puedes realizar una mezcla de tempura y rebozarlas. Fríe en abundante aceite y emplea papel absorbente para eliminar el exceso, y, voilà! Un plato rápido y que adorarás comer.

 

Desde Frutas Olivar te animamos a que pruebes estas sugerencias, y recuerda que si tienes alguna duda o consulta, la puedes dejar en los comentarios.

Sin comentarios

Añadir un comentario