La sandía: propiedades, beneficios y consejos

Imagen destacada post sandía

La sandía: propiedades, beneficios y consejos

Llega junio, y con el calor, lo que más apetece es tomarse algo refrescante. Por ello, desde Frutas Olivar, hoy os hemos traído este post, en el que hablamos de la sandía, esa fruta fresca que gusta a todos y que siempre apetece.

La sandía, o más conocida entre los expertos en nutrición como “la fruta que es buena para todo”, es perfecta en estados de cansancio o debilidad, además de dar un aporte ideal cuando nos duelen los músculos, e incluso para recuperarnos después de un gran esfuerzo físico o de practicar deporte.

Así pues, es una pieza de fruta idónea para incluir en tu dieta, no solo buena para tu salud, sino que además es sabrosa, saciante y refrescante. Seguramente no conozcas todas las propiedades que aporta, así que a continuación, te las explicamos:

Propiedades de la sandía

La sandía es una de las frutas que más agua contiene, llegando hasta el 93%, y es habitual que se utilice en dietas para perder peso. Es cierto que es adecuada, pero tiene otros muchos principios que la hacen apropiada para muchas cosas más.

Para comenzar, contiene vitaminas, minerales e hidratos de carbono, basta con que veas este sencillo ejemplo. En cada 100 gramos de sandía que consumas, obtendrás los siguientes aportes nutritivos:

  • 89 mg de potasio
  • 11 mg de magnesio
  • 4,6 gramos de hidratos de carbono
  • 0,5 gramos de fibra
  • 20,5 kcal
  • Ácido fólico
  • Vitaminas A, B y C

Beneficios de la sandía para la salud

En cuanto a los beneficios de esta fruta para la salud, encontramos los siguientes:

  • Beneficios para el corazón

La composición de la sandía a base de L-citrulina, nos ayuda a relajar los vasos capilares. Además, metaboliza arginina, lo cual es muy positivo para el corazón y la hipertensión.

  • Alivia la fatiga muscular

Nuestros músculos almacenan ácido láctico y amoniaco después de realizar grandes esfuerzos o practicar deporte. De este modo, el consumo de sandía en estos momentos, es perfecto para que los músculos se relajen y obtengan la energía que necesitan de nuevo, ya que es una fruta rica en L-citrulina.

  • Efecto antioxidante

Es sabido que las frutas y verduras de color rojo, contienen un alto nivel de antioxidantes. Así, la sandía es una de ellas, y es ideal para prevenir el envejecimiento y mantener en estado óptimo nuestros tejidos.

  • Propiedades depurativas

La sandía es un excelente alimento para la limpieza de la vejiga y los riñones, debido a su elevado contenido en agua, contribuyendo también a la eliminación de toxinas en los riñones.

  • Antirreumática

La reuma afecta a las articulaciones, huesos, cartílagos, músculos, ligamentos, tendones y al tejido conectivo, y se caracterizan por un dolor crónico en el área del sistema musculoesquelético. Tiene en su composición varios minerales alcalinos, los cuales la hacen una fruta apropiada para pacientes con este tipo de problemas.

  • Previene el cáncer

Gracias al licopotena que la fruta contiene, la sandía puede protegernos frente a determinados tipos de cáncer, además de otras enfermedades cardiovasculares. De hecho, también existen muchos estudios que avalan esta idea.

¿Cómo elegir la sandía idónea?

Ahora viene lo más complicado: qué sandía elegir cuando vamos adquirir una. Entre tantas opciones, es difícil decantarse por una, pero aquí os dejamos varios consejos a la hora de escoger esta pieza de fruta.

Para comenzar, tendríamos que tener en cuenta dos aspectos:

  • El aspecto externo de la fruta, es decir, la piel.
  • El sonido cuando la fruta está madura.

 

De esta forma, atendiendo a estas dos variables, seremos capaces de escoger la mejor sandía. Primero, nos fijaremos en el aspecto externo de la piel de la fruta. Lo mejor y más obvio es coger aquellas que no tengan señales de golpes, cortes o rozaduras en la corteza, pues será indicio de que han sido bien tratadas.

Además, hay que prestar atención al color del lado de apoyo. Si este es amarillo, podremos confirmar que la fruta se recogió madura. Si se trata de un color verdoso o blanco, sabremos que cuando se hizo la recogida, esa sandía todavía no estaba a punto.

El segundo factor que tendremos en consideración será el del sonido de la sandía. Se trata de uno de los principales trucos para escoger una sandía bien madura, que ya nuestros padres y abuelos practicaban. Así es que, cuando tengas la sandía levantada, acércatela al oído, y a la vez, dale un pequeño golpe con la palma de la mano. Este sonido debe sonar como un pequeño tambor, como si tuviera aire en su interior. Este sonido hueco que se escucha, indica que la sandía está madura. Las que aún están verdes no suenan.

De este modo, si sigues estos sencillos pasos podrás escoger la mejor sandía y disfrutarla en todo su esplendor.

¿Cómo conservo la sandía?

Una vez tengamos la sandía comprada, lo más adecuado es almacenarla en un lugar oscuro y fresco, por no más de 4 días. Si necesitas guardarla por un periodo más largo de tiempo, será mejor que la dejes en el frigorífico. Esto es así porque es una fruta que no se puede congelar ni guardar en el frigorífico, porque es una “fruta del tiempo”. La sandía como mejor se conserva es a temperatura ambiente, porque si se guarda en frío, la sandía comenzará a perder aroma, su corteza se rajará y la pulpa se volverá pastosa.

Aún así, una vez cortada, lo ideal sí es guardarla en el refrigerador, dentro de contenedores herméticos para prevenir que absorba o transmita sabores a los demás alimentos.

Así, siguiendo todos estos consejos, disfrutarás de la sandía de la mejor manera posible, con todos sus nutrientes que te aportarán beneficios a tu salud.

Desde Frutas Olivar te animamos a que pruebes estas sugerencias, y recuerda que si tienes alguna duda o consulta, la puedes dejar en los comentarios.

No Comments

Post A Comment