Las cerezas del Valle del Jerte

las cerezas del valle del jerte

Las cerezas del Valle del Jerte

En Frutas Olivar comercializamos cerezas del Valle del Jerte. En este artículo queremos hacer una recopilación de su historia y su denominación de origen.

Historia de las cerezas del valle del Jerte y Denominación de Origen

La llegada de los cerezos al Valle del Jerte se remonta a la época en la que el Imperio Romano ocupó la Península Ibérica, pero no será hasta el siglo XVIII cuando el cultivo de la cereza del Valle del Jerte comienza a tener una mayor relevancia.

El cultivo del cerezo supuso un punto de inflexión para la zona y su auge fue debido a una epidemia que azotó la producción del castaño, árbol frutal que se había constituido como una de las fuentes de riqueza de la zona. La epidemia del castaño dio paso a la introducción progresiva del cerezo, a la sustitución de ese cultivo y a erigirse en el siglo XIX como el árbol con más presencia en este territorio hasta convertirse en un símbolo del Valle del Jerte.

El cultivo del cerezo es de suma importancia en la economía local y un motor turístico gracias al espectáculo singular de la floración de estos árboles en primavera.

Como dato curioso, señalar que popularmente se atribuye el cultivo del cerezo en el Valle del Jerte a un zar ruso que había llegado buscando refugio de descanso y para que su esposa no añorase la nieve de su tierra, ordenó plantar cerezos para que su floración simulase la nieve característica de Rusia.

Denominación de Origen

En 1996 las cerezas y picotas del Valle del Jerte obtuvieron la Denominación de Origen Protegida y  de todas ellas, solo cinco variedades autóctonas cuentan con este sello.

La Picota del Jerte, además de distinguirse por su sabor, tiene como característica más visible su desrabado natural porque el pedúnculo se queda prendido del cerezo en la recolección. Existen cuatro variedades de picotas del Jerte: Ambrunés, Pico Colorado, Pico Negro y Pico Limón Negro. Destacar que todos los cultivos y almacenes pasan por controles y auditorias de certificaciones de seguridad internacional alimentaria para garantizar la calidad de la fruta.

Variedades de cerezas del Valle del Jerte

Las variedades de cerezas amparadas por la Denominación de Origen Protegida pertenecen a los tipos conocidos como cerezas y picotas.

En Frutas Olivar comercializamos todas las variedades de cerezas y picotas del Valle del Jerte, tales como:

 

Ambrunés

Este tipo de cereza proviene del cerezo dulce, su fruto es de color oscuro y forma achatada, es la cereza más apreciada. Su peso oscila entre los 7 y los 8 gramos y su hueso es de gran tamaño. Su maduración se da entre el 18 de mayo y el 10 de agosto.

Es una variedad de producción lenta y su cultivo se da en suelos ácidos y franco-arenosos, entre los 600 y los 1200 metros de altura.

Se recoge sin rabo debido a la capacidad para cicatrizar de la cavidad peduncular.

Pico Colorado

También procedente del cerezo dulce, el tamaño de su fruto es pequeño y de forma alargada. Su hueso también es grande y alargado y el color de su carne es blanco cremoso.

Su color bermellón es muy característico de esta variedad que se cultiva entre los 800 y los 1200 metros de altitud. Es la variedad más tardía que se cultiva en el Valle del Jerte.

 

Pico Negro

El pico negro es una variedad de cereza de maduración tardía, tamaño medio y forma alargada. Su color es rojo vinoso, al igual que el de su carne, su sabor es dulce y el tamaño de su hueso en grande.

Tanto su color como su sabor es más similar a la variedad Ambrunés que a Pico Negro y su cultivo se da en cotas entre los 600 y los 1000 metros.

 

Pico Limón Negro

El Pico Limón Negro, como su nombre indica, es una cereza de color negro, de jugosidad intermedia y de carne color rojo. El tamaño de su hueso es grande en comparación con el tamaño de la fruta. Es posible recogerla sin péndulo, su cultivo se realiza en cotas de entre los 700 y los 1200 metros.

 

Particularidades de las cerezas del Valle del Jerte

El sabor y el aspecto característico de las cerezas del Valle del Jerte viene dado por la zona geográfica, el suelo, el clima y la hidrografía.

Zona geográfica de cultivo

La zona geográfica donde se lleva a cabo  el cultivo de las cerezas del Valle del Jerte está situada al norte de la provincia de Cáceres, en una zona de agricultura montañosa de Trasierrra – Gredos Sur que comprende toda la comarca del Valle del Jerte e incluye los municipios aledaños de Ambroz y la Vera cuyas características edafo-climatológicas son similares al Valle del Jerte.

Los municipios que integran cada una de estas zonas son los siguientes:cerezos con cerezas del valle del jerte

  • El Valle del Jerte está integrado por los municipios de Barrado, Cabezuela del Valle, Cabrero, Casas del Castañar, El Tomo, Jerte, Navaconejo, Piornal, Rebollar, Tornavacas y Valdastillas.
  • La Comarca de la Vera, compuesta por los municipios de Aldeanueva de la Vera, Arroyomolinos de la Vera, Cuacos de Yuste, Garganta la Olla, Gargüera, Guijo de Santa Bárbara, Jaraíz de la Vera, Pasarón de la Vega y Torremenga.
  • Para finalizar, el Valle del Ambroz están constituido por los municipios de Cabezabellosa, Casas del Monte, Gargantilla, Hervás, Jarilla y Segura del Toro.

El terreno geográfico de cultivo influye de forma directa en la calidad del mismo, es por ello que, a pesar de estar cercanas a las zonas citadas, hay explotaciones agrícolas cuyos cultivos de cerezas se excluyen de la denominación de origen de Cerezas del Valle del Jerte, éstas son aquellas explotaciones situadas por debajo de los 600 m del término municipal de Ambroz, y de La Vera, aquellas situadas por debajo de 500 m.

Suelo

La situación geográfica del cultivo está directamente vinculada con el tipo de suelo. En este tipo de zona, el suelo suele presentar una textura suelta y gruesa, normalmente franco-arenosa. Excepcionalmente pueden darse francos.

En la formación de este tipo de suelo influyen dos factores fundamentales, por un lado, las fuertes pendientes, que dan lugar a una baja estabilidad fisiográfica, y por otro, la gran presencia del ronquedo granítico, como factor formador. A estos dos factores también hay que sumar el tipo de vegetación natural del Valle, donde predominan los bosques de robles negros.

El pH del suelo es ácido, y suele estar comprendido entre los valores de 5 y 5.5. Son suelos pobres en fósforo y la presencia de calcio y potasio en su composición es moderada. La composición de los mismos ha ido variando debido al abonado y otras técnicas a las que han sido sometidos, mejorando su calidad.

Todas estas características del suelo del Valle del Jerte, unidas a características climáticas e hidrográficas que se comentan a continuación, hacen de éste un suelo idóneo para el cultivo del cerezo y las distintas variedades de cerezas.

Clima

Los tres valles mencionados anteriormente, deben a su estrechez y profundidad sus particularidades climáticas. Debido a los contrastes entre las altitudes provocan una distribución desigual entre la insolación y las temperaturas lo que ofrece contrastes térmicos que en ocasiones pueden llegar a ser muy extremos.

Debido a estas diferencias, existe una duración desigual del ciclo vegetativo y de los periodos de floración y de maduración de la cereza ya que para una misma variedad de cereza la maduración puede variar hasta más de 20 días.

En líneas muy generales, la zona puede definirse como un área húmeda de montaña, donde las precipitaciones oscilan entre 1.000 y 1.500 mm, siendo una gran parte en forma de nieve. Debido a las diferencias de altitud y orientación, en los valles se pueden encontrar clima Mediterráneo subtropical y Mediterráneo templado o templado fresco.

La temperatura media anual va de los 6ºC a los 16ºC y la distribución de las lluvias se encuentra en una media de 30 mm mensuales.

A pesar del ambiente cálido, las temperaturas medias anuales se reparten muy desigualmente a lo largo de las estaciones. Por todas estas razones y variaciones climáticas, la zona presenta unos caracteres climáticos privilegiados, que se reflejan en una producción de calidad.

Hidrografía

Debido a la simplicidad del relieve, esto provoca que la red hidrográfica sea de rápida evacuación, repartiéndose entre los cauces de los ríos Jerte, Tiétar y Ambroz, que a su vez son afluentes del río Tajo.

Desde Frutas Olivar esperamos que haya resultado interesante este artículo sobre las cerezas del Valle del Jerte. Te invitamos a compartir tus comentarios en nuestro blog, o a través de nuestras redes sociales: Facebook, Twitter, LinkedIn o Instagram.

No Comments

Post A Comment