Zanahoria morada y otras curiosidades que no sabías de la zanahoria

Imagen del post "Zanahoria morada y otras curiosidades de la zanahoria" del blog de Frutas Olivar

Zanahoria morada y otras curiosidades que no sabías de la zanahoria

¡Sí! Has leído bien: zanahoria morada. Puede que te haya sorprendido, pero el naranja no es el único color del que puedes encontrar la zanahoria. En este post vamos a contarte ésta y otras curiosidades que una hortaliza que, cada 10 de agosto, celebra su Día Internacional.

Qué es la zanahoria

La zanahoria es una raíz comestible y, como tal, se considera una verdura. Puede ser cultivada en huertos y de ahí que también se califique como hortaliza. Su nombre científico es Daucus carota y pertenece a la familia de las Umbelíferas o Apiaceae, lo que la emparenta con el apio pero también con plantas aromáticas como el hinojo, el anís o el cilantro.

Sus orígenes se remontan al 3.000 años de Cristo. Los pobladores de lo que hoy es Afganistán ya cultivaban ¡zanahoria morada! En efecto, en su origen, el morado era el color de la zanahoria. Al menos en sus capas exteriores, ya que en el interior su tonalidad era amarillenta.

Las zanahorias no sólo pueden cultivarse, también se encuentran en estado silvestre. Lo que no encontrarás en la naturaleza son las zanahorias baby. Este reportaje de The Hufftington Post, te explica el proceso de producción y desmitifica algunos aspectos.

La zanahoria y sus propiedades

Quizá la propiedad más conocida de la zanahoria sea la presencia de betacarotenos. Este compuesto químico es el responsable del característico color naranja de la zanahoria, y también de la tonalidad verde oscura de algunas verduras de hoja, como el brócoli y las espinacas.

El betacaroteno se considera una provitamina que la mucosa del intestino delgado transforma en vitamina A. Esta vitamina contribuye a “la formación y al mantenimiento de dientes, tejidos blandos y óseos, membranas mucosas y piel”. Incluso es la responsable de los pigmentos de la retina ocular, por lo que también se le conoce como “retinol”.
Otro beneficio del betacaroteno es que favorece la producción de leche materna, así como en la propia salud reproductiva femenina, haciendo que sus ciclos menstruales sean más regulares.

Más allá del betacaroteno, la zanahoria posee un alto contenido en fibra. Esto ayuda a mejorar la digestión y prevenir el estreñimiento. El sistema gástrico también se ve beneficiado de sus sales minerales que regulan el exceso de acidez y calma las molestias de estómago. En concreto la zanahoria posee cloro, sodio y potasio. Este último, junto al fósforo, es fuente vigorizante para el sistema neuronal.

Por último, no nos olvidemos de, que al igual que otras verduras, las zanahorias poseen un gran contenido de agua, siendo altamente diurética.

La zanahoria, morada o del color que elijas, puedes comerla cocina de muchas formas: al vapor, a la plancha, al horno, cocidas… pero, si las comes crudas, también tendrá beneficios para tus encías y dientes. Su flúor ayuda a mantener el esmalte de tu dentadura en buen estado, previniendo las caries. Y, como con otras verduras, masticar zanahoria cruda dificulta a las bacterias la posibilidad de adherirse al interior de tu boca.

Zanahoria morada y de otros colores

Entonces si, en su origen, cultivábamos zanahoria morada, ¿cómo llegó a ser naranja, tal como hoy la conocemos? Los comerciantes de la zona de la que era originaria la zanahoria extendieron su semilla al resto de Arabia, Asia y África. A partir de ahí comenzaron a darse variedades de diferentes colores como el blanco, el amarillo o el verde, también diferentes tonalidades moradas ¡hasta se dieron zanahorias negras!

Pero, ¿por qué se implantó la variedad naranja? Para buscar la explicación tenemos que irnos al siglo XVI. Los agricultores de los Países Bajos de la época siguieron haciendo cruces con las variedades de la zanahoria. Lo hicieron hasta conseguir un color que coincidiera con el de los Orange, que ocupaba la corona neerlandesa.

Coincide que los Países Bajos eran los principales productores de zanahoria en la Europa de este siglo. Así fue como se extendió por lo largo y ancho del continente e, incluso, ultramar.

En las últimas décadas se ha retomado el cultivo de zanahorias de colores. Por eso, encontramos tan fácilmente zanahorias moradas, amarillas y blancas.

En cuanto a las propiedades de estas zanahorias, no existen variaciones significativas. Eso sí, a la hora de preparar tus platos, estos quedarán más aparentes y divertidos.

Sin comentarios

Añadir un comentario